Ir al contenido principal

8M & Música - Mujeres en la música clásica: algunas luces y sombras

Uno de los estilos musicales tradicionalmente más conservadores, comienza ahora a incorporarse a la lucha por la igualdad efectiva entre sexos.

Y es que las mujeres en la música clásica comienzan a tener un papel sumamente relevante, aunque la brecha de género sigue siendo un factor importante que impide alcanzar la igualdad efectiva en este ámbito.
A modo de ejemplo, analizando algunos datos de 2018, solo de las 2.891 obras orquestales contemporáneas interpretadas el año pasado solo el 12,8% fueron escritas por mujeres, frente al 87,2% por hombres, con una gran disparidad entre países. En Alemania y Francia la cifra es increíblemente baja, apenas un 5%. Un gran contraste con Suecia, donde el 37% de sus obras contemporáneas están compuestas por mujeres. Las cifras en EE.UU. y Reino Unido son del 16% y el 17%, respectivamente, con algunas polémicas al respecto.

Asimismo, en los espacios que acogen espectáculos líricos y de música clásis se han comenzado a programar más mujeres compositoras; 26 mujeres figuran ahora entre los 400 compositores más programados, el doble que hace 5 años.
Entre las directoras de orquesta, Mirga Gražinytė-Tyla ha entrado en los top 50 a pesar de haber estado de baja por maternidad cuatro meses. Una recién llegada a la lista de directores es Karina Canellakis, una nortemericana de origen griego y ruso. Asumió la batuta de la Netherlands Radio Philharmonic en septiembre de 2018 y ha sido reciente ganadora del premio al talento revelación del Critics Circle.
Con todo ello, desde Music & Business® aspiramos a que la mayor presencia de profesionales femeninas se vea también reflejada en otros sectores de la industria musical, el sector artístico y la sociedad en su conjunto.

Comentarios